Andarivel 4 – Oxigenar

Elementos para incrementar el nivel de oxígeno celular.

Agua oxigenada 110 vol, Peróxido de Hidrógeno al 3%

La utilización del agua oxigenada es sencilla y confiable, siempre que se respeten calidades (grado alimentario) y dosificaciones (usar solo 10 vol), estando apenas contraindicada en pacientes trasplantados, ya que el PH estimula el sistema inmune y ello puede generar rechazo hacia el órgano “extraño” al cuerpo. Si bien su campo de aplicación es muy vasto, aquí nos ocuparemos principalmente de su consumo como eficaz bactericida y desparasitante. Del mismo modo, nos referimos solamente al uso interno del PH grado alimentario al 3% (10 volúmenes), desaconsejándose el uso interno del agua oxigenada grado farmacéutico (solo para uso externo), por contener estabilizantes químicos como acetanilida, fenol, estannita sódica y fosfato tetrasódico. Más tóxica aún es el agua oxigenada grado esteticista, empleada en peluquerías para aclarar el cabello, pues contiene estabilizantes como la lejía.

Ozonizador de Agua

Este aparato doméstico cumple la función de purificar realmente el agua que consumimos. A diferencia de los filtros, potabiliza el agua con ozono eliminando el cloro, matando todos los microorganismos y devolviendo su sabor original. El ozono, mezclado con el agua es el poderoso desinfectante natural, cada vez más utilizado en el mundo para el tratamiento de aguas en grandes poblaciones y a nivel doméstico, gracias a su gran poder desinfectante (entre 300 y 3.000 veces más rápido y eficaz que el cloro), al tiempo que no produce olores ni sabores desagradables, ni presenta contraindicaciones. En la lucha contra bacterias, virus y hongos, el ozono no encuentra competencia. Mata los microorganismos (incluso los resistentes al cloro) y elimina la materia orgánica sin dejar residuos. El ozono elimina al cloro del agua, por su mayor potencial de óxido-reducción.
Como consecuencia del tratamiento con ozono, el agua, aún cuando haya sido expuesta a una sobrecloración, se presenta con el sabor original del río o arroyo donde proviene, sin gusto a cloro, libre de microorganismos y de materia orgánica. Agua segura, con potencialidad desinfectante y con una serie de virtudes terapéuticas. En resumen, el tratamiento del agua con ozono garantiza las siguientes acciones: eliminación de cloro, su olor y sabor desagradables, eliminación de bacterias, hongos, virus y parásitos, eliminación de contaminantes orgánicos e inorgánicos, oxigenación.

Ozonizador de Aire

Es el aparato ideal para mejorar la calidad del aire que respiramos. Su acción principal es la desinfección y eliminación de olores junto con la ionización. Trabaja hasta que el ambiente quede totalmente “limpio” y “desinfectado” sin enmascarar olores. El ozono, tiene la virtud de tener un elevadísimo poder oxidante, que aplicado en pequeñas dosis produce un efecto fulminante en la población bacteriana del aire, garantizando una perfecta limpieza. Ejerce acción microbicida: disminuye y previene el contagio de gripe, catarro, sarampión, viruela, varicela, rubéola y poliomielitis, entre otras enfermedades, ya que su acción además de bactericida (mata bacterias) es bacteriostático (impide su reproducción); puede ser de gran ayuda para los asmáticos y alérgicos (acción esporicida); a su vez este gas tiene poder viricida (inactiva virus como el de la polio) y es fungicida (destruye los hongos). Además tiene acción desodorante: elimina los olores (no los enmascara); ataca los compuestos y microorganismos que producen los olores; no deja residuos y acción ionizante: genera iones negativos que disminuye el tiempo de decantación del las partículas presentes en el aire.
En resumen: alivia problemas respiratorios (ideal para asmáticos y alérgicos); reduce el smog del ambiente, sin producir otros aromas; mata microbios y gérmenes; elimina el olor a cigarrillo; anula la sensación de ambiente cerrado y pesadez; especial para desinfectar y desodorizar baños públicos; produce ozono e iones, a partir de las moléculas de oxígeno presentes en el aire; quita los olores del ambiente realizando una transformación de las sustancias indeseables; restituye las cualidades del aire natural, dando sensación de frescura; ioniza el aire evitando la pesadez mental; ideal para la desinfección diaria de habitaciones, sin personal extra para su cometido; no es perfumador, destruye los olores.