Andarivel 1 – Limpiar Órganos

Elementos para la limpieza de intestinos, hígado y riñones.

Acido Málico

Esta sustancia es el principio activo contenido en la manzana. Sirve para disolver la bilis estancada y para ablandar los cálculos, lo cual es esencial para su posterior eliminación. Por ello, la limpieza hepática recomienda la ingesta de un kilo y medio diario de manzanas durante los seis días preparatorios. Las personas intolerantes a la manzana o que no consiguen ingerir esa cantidad diaria, pueden utilizar esta sal. El sobre contiene seis dosis, a fin de consumir una dosis cada día. Consultar el instructivo de la hepática profunda en www.procesodepurativo.com.ar

Sulfato de Magnesio

Esta sustancia, conocida también como “sal inglesa” o “sal de Epsom”, cumple una función clave en la limpieza hepática profunda. Dilata los conductos biliares, facilitando el paso de los cálculos. También despeja cualquier desecho que pudiese obstruir el tránsito intestinal de los cálculos. El sobre contiene cuatro dosis, para completar las cuatro ingestas recomendadas en cada limpieza hepática. Consultar el instructivo de la hepática profunda en www.procesodepurativo.com.ar

Hierba Barba de Choclo

Diurético por excelencia. Gran protector de vías renales. Los estigmas del maíz (Zea mais) poseen una intensa acción diurética y depurativa siendo además sedantes y antiinflamatorios. No irritan los riñones, no descompensan el equilibrio electrolítico de la sangre y pueden hacerse tratamientos prolongados. Indicado para afecciones circulatorias, edemas, piernas hinchadas, hipertensión, problemas renales de todo tipo, gota, artritismo, afecciones hepáticas y exceso de toxinas.

Hierba Cola de Caballo (Equisetum arvense)
Excelente diurético y depurativo; mineraliza y activa bazo y páncreas. Esta hierba es depurativa de las vías urinarias. Se utiliza en afecciones de riñones, vejiga e hígado, sobre todo cuando es necesario reducir hinchazones. Debido a su fuerte acción diurética, no se aconseja el uso prolongado ni dosis elevadas. Regulariza las funciones del bazo y el páncreas. Tiene propiedades astringentes y mineralizantes (aporta silicio). También es útil en problemas de piel, vista y cabello.
Hierba Diente de León (Taraxacum officinalis)

Excelente diurético, depurativo y alcalinizante; protector hepático.
Esta hierba incrementa la secreción de las glándulas digestivas, mejorando la digestión. Aumenta la producción de bilis y facilita el vaciamiento de la vesícula biliar, descongestionando el hígado y estimulando su desintoxicación. Es eficaz diurético (aporta potasio) y depurativo; favorece la eliminación de sustancias ácidas de desecho (ideal para gotosos y artríticos). Su efecto laxante unido al depurativo, lo hacen indicado en eccemas, erupciones, furúnculos, celulitis. Su efecto depurativo se potencia usándolo junto con bardana o zarzaparrilla.

Hierba Ortiga (Urtica dioica)

Depurativa, alcalinizante, descongestiva. Útil en anemia, diabetes, presión.
Este urticante vegetal tiene infinidad de propiedades: depurativo, diurético y alcalinizante; indicado en reumatismo, artritis, gota, cálculos, arenillas renales e inflamación de próstata; es antianémico, reconstituyente y tonificante por su contenido en hierro y clorofila; contrae los vasos sanguíneos y detiene hemorragias; es digestivo, pues estimula el páncreas y la vesícula biliar; es astringente, calmando diarreas y colitis; hace descender el nivel de azúcar en sangre y la presión sanguínea; aumenta la secreción de leche durante la lactancia; alivia los síntomas premenstruales; es protector de la piel y detiene la caída del cabello.

Hierba Rompepiedras (Phyllanthus tenellus)

Disuelve cálculos renales y vesiculares. Protector hepático y diurético.
La rompepiedras es originaria del noreste argentino y es otra hierba a rotar en la rutina cotidiana de infusiones renales. Es la cáscara de una baya. Tiene propiedades diuréticas, pero sobre todo disuelve cálculos de los riñones, de allí su nombre. En Perú se lo utiliza para los cálculos vesiculares. Es también hepatoprotector, ya que se ha descubierto con buena actividad contra el virus de hepatitis B.

Hierba Yerba Meona (Amarantus chlorostachys)

Tradicional aliado de las vías urinarias. Útil en cálculos, arenillas y nefritis. Esta hierba es excelente para problemas de vías urinarias. Es poderoso diurético y se utiliza para afecciones de riñón, vejiga, cálculos y arenillas. Con su uso se alivia la nefritis y sus dolores, las hinchazones, las nauseas y los dolores de cabeza. En casos de cálculos y arenillas, los disuelve y elimina sin dolores. Aclara orinas turbias, con pus.

Mezcla Purgante

Combinación equilibrada de cuatro hierbas depurativas (yerba del pollo, retamilla, sen y zaragatona), cuyo sinergismo potencia el efecto laxante. Actúa sobre los principales órganos internos, eliminando sustancias tóxicas y parásitos. Es esencial tenerla a mano cuando se comienza el Proceso Depurativo, a fin de asegurar la regular evacuación intestinal frente a la remoción tóxica en curso.

Tintura Cardo Mariano

Eficaz aliado del hígado. Regenerador del tejido hepático.
El cardo mariano (Silybum marianum) está indicado como eficaz protector y desintoxicante hepático. Por ello se aconseja en inflamaciones, intoxicaciones, hepatitis, cirrosis y problemas metabólicos de este órgano. También en caso de jaquecas y neuralgias, agotamiento y astenia, reacciones alérgicas y mareos de viajes. La silimarina, su principal principio activo, estimula la regeneración de las células hepáticas y desinflama el tejido de sostén del hígado.

Vita Biosa Probiota

Es una bebida herbal que contiene ocho cultivos de bacterias probióticas vivas (Streptococcus Thermophilus, Lactobacillus Casei, Lactococcus Lactis, Lactobacillus Acidophilus, Bifidobacterium Longum, Bifidobacterium Lactis, Lactobacillus Salivarius y Lactobacillus Rhamnosus) y una mezcla de 19 hierbas aromáticas y medicinales. Las bacterias probióticas mejoran la movilidad intestinal, reducen la indigestión y fortalecen el sistema inmune. El producto no contiene azúcar ni gluten ni lactosa. No requiere refrigeración, no es un medicamente y no suple comida o alimento; es un complemento nutricional.

Evacuando Banquito - Para postura en cuclillas

Es clave recuperar la fisiológica postura de evacuación en cuclillas. Dado que nuestros hogares ya tienen los inodoros, podemos auxiliarnos de este dispositivo para poder elevar las rodillas y obtener así la necesaria y fisiológica compresión de inicio y fin del colon, lo cual, además de liberar al recto, estimula el vaciamiento intestinal. El banquito Evacuando, está realizado en higiénica y lavable fibra de vidrio reforzada, el mismo material utilizado en la fabricación de piletas de natación. Por su diseño, puede permanecer colocado bajo el inodoro, sin dificultar su normal utilización. Es importante señalar que los hombres también deberían orinar en la posición sentada y preferentemente en cuclillas. Además de resultar más higiénico, este hábito mejora la salud y la capacidad sexual del hombre, al tener la próstata más relajada y poder moderar la salida de la orina, evitando tensar innecesariamente los músculos de la vejiga.

Evacuando Tabla Hogareña

Con este dispositivo se puede realizar ahora el lavaje colónico en casa. El componente principal es una tabla fisiológica, realizada en fibra de vidrio reforzada (puede soportar una persona de hasta 160 kg de peso), que se apoya por un lado en el inodoro convencional y por otro queda apoyada en dos patas de caño. El apoyo en el inodoro, permite derivar hacia allí los desechos de la evacuación. Esto se integra con un set de manguera plástica (en la cual está instalada otra canilla para dosificarse el correcto flujo de agua durante el lavaje) y cánulas plásticas para introducir el agua en el ano. También se entrega un manual de uso, con detalladas indicaciones para la realización del lavaje colónico en autogestión casera.

Evacuando Tanque de Agua

El equipo se complementa con un tanque de agua, disponible en dos versiones. Uno con capacidad de hasta 60 litros, también construido en fibra de vidrio reforzada, que puede colgarse en la pared o bien colocarse en una elevación tal que garantice la adecuada presión de agua por simple gravedad. Otra opción es un tanque construido en polietileno, con capacidad de hasta 25 litros de agua. Ambos están dotados de una canilla para dosificar el paso de agua.