Semillas y Elaboraciones

<< VOLVER A PRODUCTOS

Semillas

Almendra (sin cáscara)

El 56% de su peso está formado por materia grasa, con predominio de monoinsaturados (38%) y buen aporte de omega 6 (10%). Posee mucha proteína (20%), completa y de fácil asimilación. También tiene buena dosis de minerales (calcio, magnesio, hierro, fósforo, potasio, cinc, cobre, manganeso) y vitaminas (B1, B6 y E). Posee una enzima (emulsina) que favorece la digestión de los carbohidratos. Es una de las pocas semillas con marcado efecto alcalinizante. Su equilibrio de nutrientes la hace muy indicada para problemas nerviosos, colesterol elevado, afecciones cardíacas, arteriosclerosis, calcificación deficiente, desmineralización, diabetes, embarazo y lactancia. La leche que se prepara con esta semilla es muy saludable y digestiva; indicada para niños con intolerancia a la leche vacuna, eccemas y diarreas. Como toda semilla, se beneficia de la activación durante la noche previa al consumo.

Alpiste (enteras)

Semilla injustamente relegada a la alimentación de aves, está siendo ahora revalorizada por su capacidad enzimática y su contenido proteico. La carga enzimática del alpiste desinflama órganos claves como hígado, riñones y páncreas, destacando su contenido en lipasas (enzimas claves en el metabolismo de grasas). A nivel proteico, sus aminoácidos son equilibrados y estables. Se dejan 3-4 cucharadas de semillas en remojo por 24hs; luego se enjuagan bien, se licuan con 500cc de agua limpia y se cuelan con filtro de tela o colador fino. Se recomienda no más de un par de vasos al día, pudiéndose saborizar con harina de algarroba.

Avellanas (sin cáscara)

Estos frutos secos (Corylus avellana) son un alimento que destaca por su contenido en vitamina E, ácidos grasos monoinsaturados, ácidos grasos poliinsaturados, magnesio, fibra, calcio, vitamina B, vitamina B6, potasio, vitamina B9, fósforo, hierro, zinc, hidratos de carbono y proteínas. También aportan vitamina B2, vitamina B3, selenio, vitamina C, carotenoides, yodo, agua, sodio y vitamina A. Su proteína vegetal es de muy buena calidad, ya que contiene una elevada proporción de arginina, aminoácido que desarrolla un importante papel para el buen funcionamiento del sistema cardiovascular. Pero además favorece las funciones estructural, inmunológica, enzimática (acelerando las reacciones químicas), homeostática (mantenimiento del pH) y defensiva. Como todas las semillas, se benefician de la activación durante toda la noche.

Castaña de cajú (sin tostar)

Es un fruto muy equilibrado en sus componentes. Posee buena proteína (23%). Su materia grasa (46%) tiene prevalencia de insaturados. A nivel de minerales es rica en hierro, magnesio (posee una de las concentraciones más alta entre los vegetales), potasio, fósforo y sobre todo en cinc (es una de las semillas mejor dotadas). En materia de vitaminas, posee buena dosis de B1, B2, B3, B6, E y ácido fólico. Todo esto la hace muy recomendable para problemas del sistema nervioso (agotamiento, nerviosismo, irritabilidad, depresión) y espasmos (colon, útero, arterias coronarias). Preferir semillas sin tostar. Como toda semilla, se beneficia de la activación durante la noche previa al consumo.

Chía (enteras)

Cultivo ancestral y básico de los mayas, es la mejor fuente del ácido graso esencial omega 3. A diferencia del lino, tiene alta cantidad de antioxidantes que le confiere gran estabilidad. Nutricionalmente aporta proteínas, vitaminas, minerales (calcio, hierro, magnesio, cinc) y fibra soluble. Útil en casos de celiaquía, depresión, estrés, diabetes, obesidad, problemas gastrointestinales, tumores, artritis, asma, afecciones cardiovasculares y pulmonares, psoriasis, arteriosclerosis, anemias, embarazo, lactancia, crecimiento, convalecencias y debilidad inmunológica. Preferir la semilla entera, molida en el momento y activada en agua.

Damasco (pepitas sin cáscara)

En los años 60 se descubrió el potencial de las pepitas de damasco para la cura del cáncer, dado su alto contenido en vitamina B17. Esta sustancia natural opera en el organismo como una especie de quimioterapia localizada y sin efectos secundarios, destruyendo las células tumorales. Un recurso natural, efectivo, económico e inocuo, a partir del consumo de las pepitas del carozo. Como toda semilla, se beneficia de la activación durante la noche previa al consumo.

Girasol (sin cáscara)

El principal aporte del girasol es su riqueza en AGE (omega 6). Pero además es apreciado por su cualitativo aporte de vitaminas (sobre todo la B1, ácido fólico, B12, D y E), minerales (hierro, magnesio, calcio, fósforo, cinc y potasio), proteínas (23%) y enzimas digestivas. Contiene abundante vitamina E, potente antioxidante, efecto que se potencia por su riqueza en polifenoles (inhiben proliferación bacteriana, infecciones y compuestos cancerígenos). Como toda semilla, se beneficia de la activación durante la noche previa al consumo.

Lino (enteras)

Es laxante, emoliente, antiinflamatorio y antiespasmódico. Aconsejado en estreñimiento crónico. Regenera la flora intestinal, regulando los procesos de putrefacción y fermentación. Útil en problemas gastrointestinales (favorece la regeneración de la mucosa dañada) e inflamaciones de vías respiratorias y urinarias. Las cataplasmas son indicadas en cólicos, dolores menstruales, picaduras de insectos, furúnculos y abscesos. Como alimento es recomendable para diabéticos (tiene escasos glúcidos) y desnutridos. Preferir la semilla entera, molida en el momento y activada en agua.

Nuez criolla (sin cáscara)

La nuez (juglans regia) acriollada, es una de las semillas más interesantes para el consumo y uno de los alimentos con mayor concentración de sustancias nutritivas de cuantos nos ofrece la naturaleza. Brinda un equilibrado aporte de grasas, (62% de su peso). Aunque erróneamente mucha gente no la consuma por esta razón, precisamente la mayor virtud de la nuez es la composición de sus lípidos. El 94% son insaturados y el 76% son ácidos grasos esenciales, muy próximos a la relación ideal entre los omegas 6 y 3 (4:1). Apenas 30g diarios de nueces cubren nuestras necesidades básicas de AGE. Sólo esto sirve para explicar su magnífico rol benéfico en los problemas cardiovasculares. Además son ricas en minerales (sobre todo oligoelementos), antioxidantes, proteínas y vitaminas. Como toda semilla, se beneficia de la activación durante la noche previa al consumo.

Nuez de pecan (sin cáscara)

La nuez de pecan (carya illinoinensis) es una de las semillas más interesantes para el consumo (tiene sabor dulzón) y uno de los alimentos con mayor concentración de sustancias nutritivas de cuantos nos ofrece la naturaleza. Brinda un equilibrado aporte de grasas, (71% de su peso). Aunque erróneamente mucha gente no la consuma por esta razón, precisamente la mayor virtud de la nuez es la composición de sus lípidos. El 90% son insaturados y la mayoría son ácidos grasos esenciales. Apenas 30g diarios de nueces cubren nuestras necesidades básicas de AGE. Sólo esto sirve para explicar su magnífico rol benéfico en los problemas cardio- vasculares. Además son ricas en minerales (sobre todo magnesio, potasio, cinc, selenio y otros oligoelementos), antioxidantes, proteínas (12%) y vitaminas (E). Como toda semilla, se beneficia de la activación durante la noche previa al consumo.

Nuez macadamia (sin cáscara)

Proveniente de Australia, esta nuez (Macadamia integrifolia), además de tener delicioso sabor, es valorada por su alto contenido nutricional y sus propiedades cardio saludables. Es una fuente significativa de manganeso, magnesio, cobre, fósforo, hierro, zinc, calcio, potasio y selenio. Aporta vitaminas del complejo B como los fotalos (B9), tiamina (B1), niacina (B3), vitamina B6 y riboflavina (B2), aparte de las vitamina C y E. Tiene un equilibrado contenido graso, con prevalencia de omegas 3 y 9, habiéndose estudiado su efecto regulador sobre el llamado colesterol malo (LDL). También aporta flavonoides y polifenoles (antioxidantes), aminoácidos esenciales y azúcares. Como toda semilla, se beneficia de la activación durante la noche previa al consumo.

Pistacho (sin cáscara, sin tostar)

Este típico fruto seco de Medio Oriente, es un gran proveedor de sustancias nutritivas, sobre todo a nivel de minerales. Es muy rico en hierro, potasio, fósforo, magnesio, calcio, cobre (este oligoelemento es responsable de la buena asimilación del hierro) y muy bajo en sodio. El 50% de su peso está compuesto por ácidos grasos, predominando los monoinsaturados. Posee un 23% de proteína. También ostenta buen tenor vitamínico, sobre todo en materia de B1, B2, B3, B6, E y ácido fólico. Es muy útil en anemias, problemas nerviosos, estados de debilidad, problemas de crecimiento y trastornos hepáticos. Preferir la semilla cruda sin cáscara. Como toda semilla, se beneficia de la activación durante la noche previa al consumo.

Sésamo (con y sin cáscara)

Verdadero tesoro culinario. Una de las mejores y más eficientes fuentes de calcio. El sésamo es alcalinizante, energético, reconstituyente muscular y nervioso (potencia la memoria y las facultades intelectuales), proteico, laxante, rico en ácidos grasos insaturados, lecitina (emulsiona el colesterol y mejora la circulación), vitaminas (A, B y E) y minerales (calcio, magnesio, fósforo, potasio, hierro, silicio, cobre, etc). Utilizado en gran cantidad de preparaciones. La versión integral es más completa nutricionalmente, mientras que la semilla pelada permite preparaciones culinarias más delicadas de sabor y textura. Como toda semilla, se beneficia de la activación durante la noche previa al consumo.

Zapallo

Consideramos aquí a la pepita de las semillas del zapallo. Los lípidos constituyen casi la mitad de su peso, con prevalencia de omega 6 y buena dosis de monoinsaturados. Tiene alto tenor proteico (19%). A nivel de minerales, se destaca por su riqueza en algunos claves y generalmente deficitarios, como el cinc, el hierro y el selenio. Es muy conocida su propiedad vermífuga; como antiparasitario intestinal es efectivo en casos de lombrices (tenia) y su uso está exento de riesgos, incluso en niños. A nivel de próstata, desinflama y frena su crecimiento excesivo (hipertrofia). Por tanto su consumo regular ayuda a prevenir el adenoma (tumoración benigna). Por su acción antiinflamatoria es indicada para variados problemas de vejiga. Como toda semilla, se beneficia de la activación durante la noche previa al consumo.

 

Semillas para germinar

Alfalfa

Conocida como forraje animal, la semilla de esta planta es una de las más indicadas para iniciarse en la germinación, sencillo proceso casero, que incrementa espectacularmente sus nutrientes, convirtiéndose en gran fuente de aminoácidos, enzimas, minerales, vitaminas y clorofila, fácilmente asimilables por el organismo. Los brotes son ideales para consumir en preparaciones dulces o saladas.

Amapola

Esta semilla (Papaver rhoeas, no confundir con Papaver somniferum que es la usada para extraer opio) es rica en ácidos grasos insaturados (60% linoleico, 30% oleico y 3% linolénico), minerales (sobre todo calcio, magnesio, manganeso, cobre y cinc) y mucílagos. Tiene propiedades sedantes, antiinflamatorias, analgésicas, antioxidantes, antiespasmódicas, antitusígenas y expectorantes. Es muy utilizada en los países anglosajones, a modo de condimento en postres y panificados, pero la cocción o el tostado inhiben varias de sus propiedades. Se aconseja activar previo a su consumo, remojando algunas horas en agua. También es indicada para germinar, enjuagando muy bien para evitar la fermentación de sus mucílagos.

Amaranto

Para la cultura maya se trataba de un alimento base. Posee gran calidad proteica y alcalinizante. Es rica en aminoácidos, vitaminas (B y E), minerales (hierro, calcio, fósforo) y fibra soluble. No posee gluten, lo cual lo hace apto para celíacos. Útil para problemas diabéticos, circulatorios, renales, pulmonares, intestinales y tumorales. Se pueden cocinar, como cualquier cereal, pero su valor nutricional se multiplica explosivamente con la germinación, proceso que además evita destruir enzimas y vitaminas, aconsejándose consumir brotado.

Fenogreco

Semilla aromática (forma parte del curry) indicada a inapetentes y anémicos. Es desinflamante, descongestiva, expectorante, hipoglucemiante, hipolipemiante, galactagoga, diurética, carminativa y cicatrizante. Útil en hemorroides (cataplasma fría o baño de asiento con decocción fría), heridas, úlceras, grietas, abscesos, furúnculos, celulitis (en todos los casos cataplasmas calientes), artritis, artrosis, ácido úrico, reumatismo, lactancia, diabetes y congestión de vías respiratorias. Las gárgaras alivian dolores de garganta, llagas y úlceras bucales. Es buen afrodisíaco, siendo muy efectivos sus germinados en debilidad seminal e impotencia. Los brotes pueden usarse como saborizantes.

Poroto mung

Los porotos mung (Vigna radiata) son pequeñas lentejas verdes que tienen un alto contenido de proteínas, antioxidantes y vitaminas A, C, E y B. Contienen mucho hierro (útil para prevenir anemia), calcio, fósforo, magnesio, selenio, cobre y ácido fólico; el hierro y el ácido fólico son importantes para producir oxígeno para nuestras células. Tonifican el hígado, desinflaman, ayudan a drenar toxinas y benefician al sistema circulatorio. Se los llama “soja verde”, porque de ellos se obtienen los incorrectamente llamados brotes de soja. El brotado facilita su digestión y evita los daños de la cocción tradicional.

Quínoa

Para la cultura inca se trataba de un alimento base. Posee gran calidad proteica y alcalinizante. Es rica en aminoácidos, vitaminas (B y E), minerales (hierro, calcio, fósforo) y fibra soluble. No posee gluten, lo cual lo hace apto para celíacos. Útil para problemas diabéticos, circulatorios, renales, pulmonares, intestinales y tumorales. Su valor nutricional se multiplica explosivamente con la germinación, proceso que además evita destruir enzimas y vitaminas, aconsejándose consumir en crudo.

Sarraceno

Este pseudo cereal (Polygonum fagopyrum) no contiene gluten, es rico en hidratos de carbono complejos, tiene un índice proteico superior a los demás cereales y legumbres, aporta vitaminas (rutina, tocoferol, grupo B), fosfolípidos (colina), minerales (magnesio, potasio, hierro) y fibra probiótica. Es un alimento de resistencia, constructivo, energético, hipoglucemiante (disminuye la resistencia a la insulina), vasodilatador y mineralizante. Especialmente aconsejado a convalecientes, celíacos, asténicos, deportistas, embarazadas, madres en lactancia (estimula la secreción láctea), diabéticos, personas con problemas circulatorios, pulmonares y renales. Dado que el germen se halla en el centro del grano, el descascarado no afecta su capacidad germinativa. Ideal para brotar y elaborar con dichos germinados el conocido pan esenio.

Trigo (para pasto o wheatgrass)

Semilla del popular cereal de panificación, destinada a germinación y cultivo de la hierba de trigo (wheatgrass). Estos procesos generan un explosivo incremento de nutrientes (70% de clorofila en la hierba) y si bien la germinación no elimina la presencia del gluten, se predigieren las lectinas alergénicas. Se sugiere germinar en tierra para obtener la hierba de trigo, con la cual realizar el conocido jugo de clorofila.

 

Elaboraciones con semillas

Barritas energéticas vivas (sin cereales)

Realizadas artesanalmente sin utilizar azúcar, glucosa, margarina, cereales inflados, copos de cereales o aditivos químicos. Elaboradas en 3 versiones (cacao, limón y naranja), con una equilibrada y sabrosa combinación de semillas (sésamo, girasol, nuez, chía, almendra, cajú, cacao, coco), frutas pasas, fruta fresca, azúcar mascabo y especias (masala dulce, vainilla). Ideales para viajes o meriendas. Es un alimento completo en sí mismo. Se recomienda buena masticación y adecuada insalivación.

Gomasio

Preparado elaborado con semillas molidas de sésamo integral, con la adición de sal marina. Al estar molido, el sésamo puede ser bien asimilado por el organismo, cosa que no sucede cuando ingerimos la semilla entera. Se utiliza a modo de queso rallado, espolvoreado en crudo sobre todo tipo de comida, aportando un delicado sabor e infinidad de nutrientes indispensables. Es rico en minerales (casi diez veces más calcio que la leche), proteínas, vitaminas, enzimas digestivas, antioxidantes, lecitina, ácidos grasos esenciales, fibra soluble y enzimas. Además del elevado aporte de nutrientes y su delicado sabor, permite evitar lácteos animales.

Granola viva (sin cereales)

Equilibrada y sabrosa combinación artesanal de semillas, frutas secas, frutas pasas y miel de abejas. No contiene cereales, ni refinados industriales (copos, edulcorantes, margarinas, saborizantes). Es un alimento completo en sí mismo, para cualquier momento del día. Ideal para utilizar en desayunos y meriendas. Se recomienda buena masticación e insalivación. Se puede complementar con leches vegetales de semillas (almendras, sésamo, girasol o cajú). Sus componentes son: pasas de uva sin semillas, miel de abejas, maní, sésamo integral, coco rallado, nueces, semillas de girasol, zapallo y chía, castañas de cajú, almendras, harina de algarroba, cacao y masala dulce.

Halva (sésamo con miel)

El sésamo es una de las mejores y más eficientes fuentes de calcio. Es alcalinizante, energético, reconstituyente muscular y nervioso, proteico, laxante, rico en ácidos grasos insaturados, lecitina, vitaminas y minerales. A esto se suman las propiedades de la miel de abejas, dando como resultado un riquísimo suplemento energizante. En este preparado se combinan las semillas de sésamo molidas y la miel de abejas. Ideal para utilizar en reemplazo de manteca, crema, leche o leche condensada.

Manteca de girasol

Alimento vivo y fisiológico, hecho sin agua y totalmente en frío. La semilla de girasol es rica en AGE (omega 6), vitaminas (E sobre todo, B1, ácido fólico, B12 y D), minerales (hierro, calcio, potasio, magnesio, fósforo, cinc), proteínas (23%), antioxidantes (se potencian la vitamina E y los polifenoles) y enzimas digestivas. Componentes: semillas de girasol, aceite de oliva, sal marina, masala italiano (tomates, cebolla, albahaca, ajo, pimentón dulce). Para utilizar en reemplazo de lácteos de origen animal. Estas mantecas fueron elaboradas totalmente en frío, sin pasteurización, ni adición de agua, lo cual preserva su riqueza nutricia. Una vez abierto, conservar en frío.

Manteca de sésamo

Alimento vivo y fisiológico, hecho sin agua y totalmente en frío. La semilla de sésamo es una de las mejores fuentes de calcio. Es alcalinizante, energética, reconstituyente muscular y nervioso (potencia la memoria), proteica, laxante; rica en ácidos grasos insaturados, lecitina, vitaminas (A, B y E) y minerales (calcio, magnesio, hierro, silicio). Componentes: semillas de sésamo, aceite de girasol, sal marina, pimentón dulce molido. Para utilizar en reemplazo de lácteos de origen animal. Estas mantecas fueron elaboradas totalmente en frío, sin pasteurización, ni adición de agua, lo cual preserva su riqueza nutricia. Una vez abierto, conservar en frío.

Manteca de semillas de zapallo

Alimento vivo y fisiológico, hecho sin agua y totalmente en frío. La semilla del zapallo tiene buena calidad de lípidos y proteína. A nivel de minerales, se destaca por su riqueza en algunos claves y generalmente deficitarios, como el cinc, el hierro y el selenio. Es muy conocida su propiedad vermífuga; como antiparasitario intestinal es efectivo en casos de lombrices (tenia) y su uso está exento de riesgos, incluso en niños. Poseen sustancias (cucurbitina y cucurbitacina) efectivas contra tenias (ayudan a desprender la cabeza de la lombriz de la mucosa intestinal), oxiuros y áscaris. Las semillas también son útiles para diabetes (bajan el nivel de azúcar en sangre) y como tónico cerebral. A nivel de próstata, desinflama y frena su crecimiento excesivo (hipertrofia). Por su acción antiinflamatoria es indicada para problemas de vejiga. Componentes: semillas de zapallo, aceite de oliva, sal marina y ajo. Para utilizar en reemplazo de lácteos de origen animal. Estas mantecas fueron elaboradas totalmente en frío, sin pasteurización, ni adición de agua, lo cual preserva su riqueza nutricia. Una vez abierto, conservar en frío.

Mix de semillas

Equilibrada combinación de semillas, plena de minerales, vitaminas, enzimas, proteínas y ácidos grasos. Las semillas poseen el completo almacenaje de nutrientes necesarios para garantizar el desarrollo de una futura planta. Representan la merienda ideal, el alimento más práctico para viajes o excursiones, y un valioso complemento de las comidas principales. Son fáciles de transportar y consumir, no necesitan cocción, y al ser fuente completa de nutrientes, generan rápida saciedad. Es una forma práctica y gustosa de nutrirnos saludablemente; ideal para consumir fuera de casa, entre comidas y/o para complementar con fruta fresca. Es recomendable buena masticación e insalivación. Componentes: almendra, castañas de cajú, girasol, maní, nuez criolla, nuez pecan y pasas de uva.

Multisemilla

Preparado de gran valor nutricional y agradable sabor, para ser espolvoreado sobre licuados, jugos, pastas, arroz, sopas, ensaladas y todo tipo de comidas; también puede usarse en desayunos y preparaciones dulces. Al estar elaborado con semillas molidas, aporta un alto contenido de fibra asimilable, que produce un suave efecto estimulante del peristaltismo intestinal (laxante). Además aporta un alto contenido de proteínas, vitaminas, ácidos grasos esenciales (omegas 3 y 6), minerales (sobre todo calcio biodisponible, dado que este mineral está acompañado por los elementos necesarios para que se produzca su correcta asimilación orgánica), lecitina, enzimas digestivas, antioxidantes y fibra soluble. Componentes: semillas de lino, sésamo, chía y girasol.

Queso rallado vegetal

Preparado elaborado en frío con semillas (zapallo, girasol), levadura nutricional, algas (kelp, espirulina), vegetales deshidratados (cebolla, orégano, mora, escarola, nabo, zanahoria, perejil, espinaca, salvia, apio, romero), especias (cúrcuma, pimentón) y sal marina, para emplear como opción al clásico derivado lácteo. Se utiliza a modo de queso rallado, espolvoreado sobre todo tipo de comida, aportando delicado sabor, riqueza de nutrientes y marcado efecto mineralizante y desparasitante. También puede utilizarse como rebozador y como ingrediente funcional en el marco de una alimentación viva. Es rico en minerales, proteínas, vitaminas, enzimas digestivas, antioxidantes, lecitina, ácidos grasos esenciales, fibra, enzimas, mucílagos y pectinas (fibra soluble, protectora de la mucosa intestinal). Una vez abierto, conservar en lugar fresco y seco.

Queso de semillas fermentadas (horma)

Gracias al proceso de fermentación, los alimentos registran importantes transformaciones que los enriquecen en nutrientes, los predigieren y los conservan perfectamente. Eso se produce naturalmente mediante la acción de benéficas enzimas y fermentos, que aportan además al enriquecimiento de nuestra flora intestinal (bacterias lácticas, pre y probióticos) y neutralizan sustancias tóxicas (por el efecto del ácido láctico). En este caso ponemos a disposición un sucedáneo del queso de leche animal, elaborado a partir de semillas de girasol, activadas y fermentadas, con un posterior proceso análogo de estacionamiento y maduración. Si bien este queso de semillas está envasado al vacío, se recomienda mantener el producto preservado en frío, sobre todo una vez abierto el envase original.