Girasol:
Rey sol americano

Nativo de las fértiles llanuras de los Estados Unidos, se estima que el cultivo del girasol se realiza desde el año 900 a.C. Las tribus indígenas americanas lo cultivaban para usos muy variados, entre ellos el consumo de las pepitas como fuente de energía.

Los europeos gustaron de las pepitas consumidas por los aborígenes americanos y las llevaron a su continente. Desde entonces, el girasol (Helianthus annuus) ha sido muy apreciado en Europa, pasando a formar parte de muchas culturas regionales. En el ejército ruso, los soldados recibían semillas de girasol como ración de supervivencia en caso de falta de alimento.

El punto fuerte de las semillas de girasol es su perfil lipídico. La mitad de su peso es grasa, correspondiendo el 75% a los omega 6. Pero además el girasol es apreciado por su cualitativo aporte de vitaminas (sobre todo algunas claves como la B1, ácido fólico, B12, D y E), minerales (principalmente hierro, magnesio, calcio, fósforo, cinc y potasio), proteínas (23% de su peso) y enzimas digestivas. Contiene abundante vitamina E (50 mg cada 100g), potente antioxidante protector de los ácidos grasos. Esta cualidad se ve potenciada por la presencia de polifenoles, que inhiben la proliferación bacteriana, las infecciones y la producción de nitrosaminas cancerígenas en los intestinos. Desde el punto de vista energético, el girasol es acaso el vegetal terrestre más eficiente en la captación y almacenamiento de energía fotónica del sol, convirtiéndose sus semillas en verdaderas celdas solares. Sobre la notable importancia del aspecto energético en la alimentación, nos ocupamos detalladamente en otro trabajo.

Valen para el girasol las mismas recomendaciones y especificaciones utilizadas para el lino, con algunas particularidades. La semilla de girasol, una vez pelada, no necesita ser molida, aunque requiere una buena masticación. Por su efecto antioxidante, es buen acompañante y protector de la semilla de lino molida, combinación utilizada en preparados como el Multisemilla y el Queso Rallado Vegetal. Hay quienes apetecen del sabor tostado de las semillas de girasol; en este caso es conveniente limitar la duración del proceso y realizarlo apenas antes del consumo, a fin de evitar el deterioro de sus sensibles componentes.

Otra aplicación de las semillas de girasol, es la confección de sustitutos de lácteos animales. Se pueden hacer mantecas y leches vegetales, a partir de semillas activadas (remojo de 6/8 horas) y licuadas. La proporción de agua define la consistencia del producto final (más agua para obtener leche y menos agua para manteca). Ver recetas de leche y manteca en “Sésamo”.

El aceite de girasol es básicamente insaturado (95%) y contiene un 60% de omega 6. Con respecto al aceite de lino, tiene mejor conservación, dada la alta presencia de tocoferol (vitamina E), potente antioxidante. En este sentido, la mezcla de ambos aceites es muy sinérgica: el girasol protege al lino con los antioxidantes y el lino enriquece al girasol con sus omega 3 (ausentes en el girasol). En nuestro país hay varios productores de ambos aceites que utilizan técnicas artesanales, operando en frío (sistema de presión por tornillo) y sin utilizar proceso de refinación. Como todo aceite poliinsaturado, al girasol conviene protegerlo de la temperatura y la luz. Para la preservación de sus sensibles compuestos y de la calidad de sus AGE, conviene utilizarlo en frío, evitando absolutamente los procesos de cocción.

Recientemente ha comenzado a cultivarse en nuestro país una variedad de girasol denominada alto oleico, en el cual se ha modificado su genética con el objetivo de incrementar el porcentaje de los estables monoinsaturados (omega 9) y disminuir los sensibles omega 6. El objetivo es producir un aceite más estable al deterioro de la cocción y a buen precio. En el alto oleico se ha logrado un 85% de monoinsaturados, mientras que el oliva, considerado el aceite que mejor soporta la exposición al calor, tiene un 73% de omega 9. Una experiencia demasiado reciente como para extraer conclusiones sobre su inocuidad para la salud.

La Dra. Catherine Kousmine desarrolló en Suiza la primera terapia con resultados reversivos contra la esclerosis múltiple en base al empleo del aceite de girasol prensado en frío y sin refinar. Además del consumo alimentario, utilizaba este aceite en instilaciones rectales (enemas) e inyecciones, que lograban una eficiente y rápida asimilación en organismos altamente carenciados. Sobre el tema puede consultarse la monografía “Enfermedades degenerativas” de la Dra. Kousmine.

El girasol es aconsejado en gran cantidad de afecciones: arteriosclerosis, afecciones cardiovasculares, colesterol elevado, diabetes, enfermedades autoinmunes, malestar hepático, esclerosis múltiple, problemas de piel (sequedad, eccemas, dermatosis, soriasis), dificultades nerviosas (depresión, estrés, insomnio, irritabilidad), anemia, convalecencias, embarazos, lactancia, debilidad inmunológica, etc. También es protectivo del cáncer, estimulador de las defensas, equilibrador nervioso y reductor de la tensión.

Extraído del libro “Alimentos Saludables”.